Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Egmont y Sueño de una noche de verano – BAL17
La producción vocal sinfónica de la compañía de ópera refresca el formato en la escena porteña. Bajo la batuta del director Pedro-Pablo Prudencio. Critica de Fernando Johann.
 
 
 

8.junio.2017

Hace un tiempo, allá por 2012 e incluso antes, se presentaba en el Camarín de las Musas una agrupación que interpretaba obras del barroco en tono actual. The Excuse, nos traía obras cantadas y con instrumentos de época mientras que el mismo Rafael Spregelburd construía un relato con la época y nos lo contaba a los espectadores con magnética tensión. El director musical de dichos encuentros, amigo personal, llegó a decirme una vez que no sabía si la gente venía a escuchar la música o a verlo a “Rafa”.

 

Lejos de la dinámica descrita más arriba pero con un tono muy original en lo que tiene que ver con las presentaciones orquestales de piezas cantadas, Buenos Aires Lirica presenta por estos días una propuesta con el director chileno Pedro Pablo prudencio al frente de una enorme orquesta de cuerdas con diecisiete violines, cinco violas, seis violoncelos y tres contrabajos, además del rango orquestal completo con flautas, oboes, clarinetes, fagots, cornos, trompetas y trombones, tubas, timbales y percusión adicional.

 

Desde la platea, la imágen del angosto escenario del Teatro Avenida es muy impactante. La compañía operística, que este año ha innovado en casi todo lo que expone a la ciudad, se planteó mostrar dos relatos musicales distintos pero conexos. Por un lado Egmont, de Beethoven y Goethe. En la otra esquina Sueño de una noche de Verano con música de Felix Mendelssohn Bartholdy para la genial fantasía de Shakespeare. Es decir, figuras con bustos de mármol por donde se lo mire.

 

El formato que eligió Alfredo Martín es original para la escena porteña. El comentario podría terminar ahí, pero la verdad es que funcionó muy bien. Beethoven tomó la primer mitad de la noche Mendelssohn la segunda. Se optó por una proyección ilustrativa de fondo para refrescar visualmente el escenario también con muy buen resultado.

 

Para Egmont, la soprano Daniela Tabernig (de una dicción en alemán muy dulce) se hace cargo de dos pasajes cantados con mucha soltura y naturalidad. Se escuchó muy bien. El coro de la orquesta con la cantante funcionó a la perfección, con un empaste delicioso.

 

Desde los instrumentos bajó hasta la platea una perfomance prolija, con ataques muy precisos sobre todo en el comienzo. El director dio la imagen de no estar cómodo con el tempo por momentos, pero luego de la primer mitad se observó un claro relax que llevó a un ritmo mucho más libre.

 

Como comentábamos antes, la música tiene el fresco dinamismo de la coreografía con el narrador de la acción. James Murray nos cuenta lo que sucede con la historia mientras evoluciona el acto. El percance con el moño que no quería desatarse quedó en humilde opinión de este cronista y de aceptarse sugerencias, propondría que siempre se opte por romper el moño que se niega a dejar el cuello de la camisa.

 

En la segunda mitad tuvimos actores más que narradores. A murray se le sumó Alexia Moyano que verdaderamente hizo un papel que llama a preguntarse si no vale la pena ir a ver el show solo por su participación.A la par de Tabernig se paró la soprano Laura Sangiorgio, correcta y afinada en todo momento, muy conectada con la música y con una proyección hacia el público que no tuvo sobresaltos.

 

Los vientos fueron los protagonistas de la música de Mendelssohn tanto por la finesa, los fagots sonaron de manera espectacular, como por el lado de las dudas quizás con una pequeña falta de agilidad.

 

La disposición del coro en los palcos del escenario fue una elección interesante por el efecto estereofónico. La totalidad femenina de participantes vocales le dieron a la noche un pequeño plus de delicadeza que también se valoró.

 

A pesar de eso, y de manera injusta para mí en este caso, el público no privilegia la propuesta vocal sinfónica. De cualquier forma aplaudimos desde este espacio la vocación innovadora y estimulante, desafiante, provocadora que ha elegido Buenos Aires Lírica para esta temporada 2017. Para esta propuesta, la recomendación de ir a experimentar es necesaria.

 

Fernando Johann

 

 

Egmont, de Beethoven /Sueño de una noche de verano, de Mendelssohn

Dirección Musical: Pedro- Pablo Prudencio

Puesta en Escena e Iluminación: Alfredo Martín

Elenco: Daniela Tabernig, Laura Sangiorgio (sopranos), coro de damas de BAL y orquesta. James Murray, Alexia Moyano (narración)

Proyecciones: Héctor Calmet

Prensa: Octavia Comunicacion

 

 
 
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio