Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
El conde Ory – Juventus Lyrica 2017: Critica
Muy divertidos todos haciendo las veces de peregrinas. El conde Ory en el Avenida por Juventus Lyrica. Hernan Schwartzman y Maria Jaunarena. Critica de Fernando Johann
 
 
 

Su primera representación en Italia fue el 2 de julio de 1829 en traducción al italiano, Teatro San Benedetto de Venecia. En París, Le Comte Ory permaneció en el repertorio durante veinte años consecutivos, declinando después, cuando la existencia de una nueva escuela de canto hizo prácticamente imposible encontrar un tenor que asumiera el papel protagonista. La ligereza, la gracia afrancesada, pero sobre todo la ambigüedad y la amoralidad de esta ópera no fueron apreciadas por el público italiano del siglo XIX. Aún hoy, Le Comte Ory, totalmente revalorizada por la crítica y entrada en el repertorio teatral, no es una de las óperas más famosas de Rossini.

Hemos contado en esta columnas algunas notas ilustrativas de la vida del compositor nacido en Pesaro y en este caso no podemos obviarlas. Rossini era hijo de músicos de segunda fila. Su padre tocaba la trompeta y la trompa, y su madre, a quien él adorada, cantaba papeles secundarios en compañías de ópera ambulantes. El joven compositor realizó sus estudios en Bolonia y escribió su primera ópera a los dieciocho años. Temprano, pero lejos de poder considerarse precoz. Trabajaba por encargo, retocando  óperas y partituras para adaptarlas a los cantantes y al público de los lugares donde se interpretaban, con una dinámica bastante más de oficio que de expresión creativa. Sus primeras obras fueron sobre todo comedias, que se nota, recorriendo el repertorio, que es una dimensión que le calza muy bien, pero si le encargaban dramas serios, también los componía de buen grado.

La historia que nos ocupa es típica y sin embargo no por eso fracasan, Rossini por un lado y Juventus Lyrica por otro en construir un espectáculo entretenido y disfrutable. En Francia, circa 1200, el Conde de Formoutiers y la mayoría de sus hombres han partido rumbo a Tierra Santa para luchar en las Cruzadas, dejando atrás a Adèle, la hermana del conde, y a su compañera, Ragonde. Más o menos hasta ahí podría ser Robin hood y no nos damos Cuenta.

El joven Conde Ory con ayuda de su amigo Raimbaud, se ha disfrazado de ermitaño y se ha puesto una tienda (en nuestra versión de Juventurs Lyrica) junto al castillo. De manera muy refrescante y autóctona, la Regí Maria Jaunarena ha reflejado esta situación en la archiconocida representación de “El Manosanta” de Alberto Olmedo. Este homenaje funcionó impecablemente, tanto en la traducción que hizo el público como en la conexión con la ópera mísma. La mezcla de espiritu hippie con el medioevo es una fusión que empasta perfecto.

Sebastián Russo entrega como el conde, una interpretación impecable desde lo actoral. La proyección de la voz y la afinación fueron instrumentos de una performance que llenó de alegria los corazones, y de goce los oidos.

Al poco tiempo de haberse instalado el ermitaño, Isolier, el paje de Ory, llega con el profesor de Ory, quien lo está buscando. El profesor tiene sospechas sobre la identidad del ahora sabio, y se va para conseguir refuerzos. Isolier, sin embargo, no reconoce a su maestro y le confiesa al “ermitaño” que está enamorado de la condesa.

Victoria Gaeta muestra una capacidad para representar al joven adolescente enamorado que está en un todo de acuerdo con el tono del resto de la puesta. Correcta en todas sus intervenciones, una nota saliente, muy relevante para el Trío debajo de la manta al finalizar el segundo acto (Las comparaciones son odiosas, siempre, pero a mi me gustó más esta interpretación del famoso terceto que el de Juan Diego Flores en el MET2011).

La condesa, (Jaquelina Livieri) que hasta ya desarrollada la acción no conocemos, entra lamentando su melancolía. Para su gran asombro, (no para el nuestro) Ory le aconseja que, para curarse, tenga un amorío, lo cual la lleva a confesar sus sentimientos por Isolier. Mas el “ermitaño” le advierte que no se envuelva con el paje del libertino Ory. Livieri es en esta puesta de Juventus todo lo que dice su curriculum y más también. Lejos la más aplaudida de la noche fue generosa y graciosa en todo momento.

Aparece entonces el Gobernador (Luis Gaeta también muy celebrado por la platea) y desenmascara al ermitaño, para el espanto de Isolier, la condesa, y las otras señoras. Corre la noticia de que los caballeros de las cruzadas regresarán en dos días, y Ory decide realizar otro ataque al castillo antes de que regresen.

Mas tarde en el castillo, las mujeres enojadas observan protegidas una tormenta y se oyen gritos de peregrinas pidiendo socorro desde las afueras del castillo, diciendo que Ory las está persiguiendo. La escena con todas las damas haciéndose las uñas es más bien repetida, pero como todo el resto en la puesta que nos ocupa, funcionó muy bien. Destable la dulzura de la voz de Maria Goso en el papel de Ragonde.

La condesa ordena una comida simple para los invitados y sale. Raimbaud (con un Gabriel Carasso que parece no poder tener malas performances como “sidekick”), quien ha descubierto la bodega del castillo, entra con suficiente vino para todos. La jarana de los hombres da lugar a un cántico religioso cuando oyen que se aproxima Ragonde.

Isolier le informa a la condesa que los cruzados retornarán esa misma noche. Cuando Ragonde se prepara para darles la noticia a los invitados, Isolier descubre quiénes son ellos y decide hacerle una broma a Ory: apaga la lámpara en el cuarto de la condesa cuando Ory llega inesperadamente a visitarla. Confundido por la voz de la condesa, Ory avanza en dirección a Isolier. Aquí se da el trío que marque antes y vuelvo a marcar ahora. Cuando las trompetas anuncian el regreso de los cruzados, Isolier revela su identidad y, a Ory, no le queda otra opción que escapar.

Genial cierre del año para Juventus Lyrica. Por un 2018 igual de divertido, atrapante e interesante.

Fernando Johann


El conde Ory: Sebastián Russo – Pablo Pollitzer
Condesa Adèle: Jaquelina Livieri – Constanza Díaz Falú
Isolier: Victoria Gaeta
Raimbaud: Gabriel Carasso
Gobernador: Luis Gaeta
Ragonde: María Goso
Alice: Natalia Salardino

 
 
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio